Postal para 2019, Resumen 2018. Muy Felices Fiestas :D

postal fisica navidad 2018_v2.jpg

“En otros tiempos era razonable; apagaba el farol por la mañana y lo encendía por la tarde. Tenía el resto del día para reposar y el resto de la noche para dormir.
—¿Y luego cambiaron la consigna?
—Ese es el drama, que la consigna no ha cambiado —dijo el farolero—. El planeta gira cada vez más de prisa de año en año y la consigna sigue siendo la misma.
—¿Y entonces? —dijo el principito.
—Como el planeta da ahora una vuelta completa cada minuto, yo no tengo un segundo de reposo. Enciendo y apago una vez por minuto.[…]
                                                                                                          –          extracto de El Principito –                                               ”
En mi mundo ocurre un poco lo contrario, el mundo no ha cambiado y sigue girando a su velocidad, pero la consigna no para de cambiar y hacerse cada vez más compleja, lo que desemboca en no tener segundos de reposo (apenas, es algo que vamos mejorando).
Perdonad por la fecha tardía de la postal, al final me ha pillado el toro y mira que he ido poniéndome excusas (va a estar genial que llegue en navidad, ya verás en nochevieja o no… mejor en Año Nuevo…) y he me aquí extrayendo unos segundos (demasiados) a este extraño Año Nuevo, pero como digo arriba, las consignas no paran de cambiar…
Este año 2018 siento que ha sido un año de mantenimiento, un año de estar en el taller e ir revisando, reparando y mejorando. 2019 creo que va a ser un buen año o un año de lanzadera para que 2020 sea un año inesperadamente esperado. Así pues este año ha tenido que servir para terminar de asentar propósitos y cargarnos de fuerza de voluntad (que espero que dure) para poder avanzar sin pausa (ritmo aún pendiente de definir). El año pasado decía que mi mariposa había batido las alas y sus efectos estaban pendientes de llegar… veremos si estamos preparados.
2018 ha sido un año en la que los peques están empezando a pedir más de nosotros. Si no más, lo hacen de una forma distinta. Hay ratos en los que están independientes (pequeñas Gotas) y otras nos necesitan mucho, pero evolucionamos todos como familia que es lo importante, no dudo que el futuro será brillante para todos. Además, los peques se quieren un montón entre ellos. Se abrazan, se besan (aunque esto no lo reciben gratamente algunas veces), se buscan y se quieren, que creo es lo más importante. Hace uno días les escucho decir… “Sí”, “No”… “Sí”, “No”… “No”, “Sí”… y con algo tan sencillo yo sabía que habían establecido unas reglas de juego, seguro que lo mejor está por venir.
Y como lo mejor está por venir, pues en el próximo curso Mario entrará en el mismo cole de Emma (lo que va a estar gracioso por que ya en el parque “se junta” con los mayores y muchos de estos lo quieren y lo saludan como uno más cuándo vamos a recoger a la hermana (excepto un par de mamoncetes  almas cándidas) y bueno, con un poco de suerte nos propiciará a Vane y a mí con un par de horas “libres” a la semana para comer como parejita enamorada y también para tener un poco de expansión personal (tema que en los años que me he fijado desde que soy padre, nunca he visto un progenitor que evolucione si no es a costa de la pareja, los abuelos de la criatura o el niño en sí, y es algo que yo no termino de ver justo, por eso intentaré aprovechas esos huecos para dar una avanzada considerable a mi yo más personal).
Sé que 2018 ha sido un año en el que algunos de vosotros habéis tenido grandes pérdidas, mis más mejores y sinceros abrazos para vosotros (me considero empático, pero también soy muy cortito así que a veces no me expreso de la forma o intensidad que requiere la situación). No he estado en todas vuestra situaciones, pero lo que sí sé es que el tiempo mitiga y por otro lado pone las cosas en su sitio. Y esto sólo me puede llevar a desafiaros a todos a querer y a querer bien, que las pérdidas se sufren, seguro… pero es mucho mayor el tiempo y la fuerza con la que habrás querido que lo que durará la intensidad de la pérdida.
También conozco algunos menos cuyo 2018 les ha colmado de felicidad (incluso alguno en 2×1). Enhorabuena y también muchos abrazos.
A todos, seguro que os irá bien.
Por mi parte, temo el ir haciéndome mayor… y me ocurre mucho cuando trato con mis niños, mis grandes adquisiciones! Cuándo los miro, cuando los veo ya empezar a interactuar entre ellos, cuando duermen y me acerco una vez más a ver que siguen respirando, cuando me miran a los ojos y soy todo para ellos (y ellos lo son para mí), cuando me hacen sentir pleno… no encuentro otra sensación ni experiencia que lo mejore…
Recuerdo vagamente un podcast de cine en el que decían de una película que comentaba la frase “¿cuántos veranos nos quedan?” y reconozco que me llevo haciendo demasiadas veces esa pregunta… ¿cuántos veranos me quedan? Espero que de vida sean muchos (ojalá no esté ni en la mitad de mi vida) pero ¿veranos como los que conozco?… cuántas ferias me quedan celebrándola en mitad de la calle, cuántas noches de verano jugando o en una terraza sin tener que pensar (ahora sí por los peques) en la hora “por que si no amanezco muy cansado”, cuántas en las que los amigos tampoco cambien, por que ellos también se hacen mayores… y entonces temo el pasar del tiempo y por eso si recibes esto, sabrás que siempre intento estar aprovechando mucho las situaciones para abarcar todo lo posible.
Para ir acabando, mi propósito para 2019 es tener mucha fuerza de voluntad o, mejor que mucha, que sea constante y haya pocos bajones y así poder estar escribiendo esta postal al menos en el propio año y entre eso muuuchas cosas más.
Gracias a los amigos que se han convertido en familia. Gracias a los familiares que se han convertido en amistad. Rodearos de gente que os quiera y queredlos, e intentad veros, por que yo con el pasar del tiempo me doy cuenta que muchas veces vivimos independientemente (hasta de los amigos) y sólo nos juntamos para lo malo o esencial, así que mejor juntarse también en lo bueno y buscad excusas para compartir vuestro tiempo.
Así pues, me despido por este año deseándoos un Gran y Feliz 2019, sabiendo que me olvido de escribir algunas cosas y con un gran deseo de intentar veros o compartir mi tiempo con vosotros!!! Sed felices que en el fondo es lo importante.

Antonio B.

GDPR wordpress

A falta de saber (y de ganas) configurar la Gdpr de los comentarios del blog, he optado por quitar la posibilidad de comentar (ains). Cualquier cosa, encantado de atenderles por twitter 😉

Paresia, lo que era

Alguna vez he intentado enfrentar a este post y nunca he conseguido echarlo a andar, pero creo que ya es el momento.
Al principio quise hacerlo pero veía tantas situaciones de gente que sigo en las redes (y de alguna forma se me hacen cercanas) y son en realidad peores que no me atreví a escribirlo, además reconozco que no lo tenía muy asumido.
Al hacer el año quise hacerlo por que ya lo había superado yo, pero siempre estaba Sandman ahí cuando yo quería escribir (en los pocos ratos que puedes) y era muy difícil escribir 2 frases con coherencia.
Ahora, que tiene un año y medio creo que no es mal momento, aunque si antes me hubiera venido bien a mi soltarlo (que ya no me hace falta) creo que puede venirle bien a alguien leerlo.
La situación es que Mario (mí MiniMario) tiene una paresia facial. Todo comenzó a las pocas horas del parto… Yo veía que mi retoño hacía un gesto raro al llorar y al bostezar, reconozcamos que poco más hacen en las primeras horas, pero tampoco sabía lo que era y como el parto había ido bien… no había de lo que preocuparse.
A los pocos días ya tuvimos una cita en la Seguirdad Social y la doctora detectó algo… nos dijo que parecía tener una parálisis pero que no nos preocupáramos que parecía sólo lateral (si es central podría ser algo cerebral) y nos mandó una eco del cerebro para descartar y cita para el neurólogo.
Pues allá fuimos (con una pelea en recepción por que como podía ser que la doctora le hubiera mandado una cita al niño que aún no tenía tramitado no-se-qué de la tarjeta de Seguirdad Social… no recuerdo ya, pero acabamos con las citas necesarias y en el hospital). Claro, tu vas con tu problema (y tus cientos de miedos) y te encuentras una sala de espera que imponía respeto, mucho respeto. Veías a niños que realmente estaban mal (y tu cruzabas los dedos por que lo de tu pequeño no fuera nada cerebral), y aguantamos los nervios, el tipo e intentabas que la mamá no le diera vueltas (mucho más enrevesadas) de las que ya le estabas dando tú.
Al final de la ecografía, la encargada de la máquina obviamente no quería dar un veredicto, pero en nuestros apuramientos de primerizos conseguimos un “parece estar bien pero es el neurólogo el que tiene que revisarlo” (que nosotros agradecimos) y seguidamente fuimos a la sala de espera del neurólogo. La cita del neurólogo fue una revisión, comentarnos que la eco se veía bien y que podría ser una falta de un músculo o nervioso y que la prueba para saber lo que podía ser era muy dolorosa, así que mejor dejar correr el tiempo. Si era muscular no había solución y si era nerviosa, con los meses se debía notar mejoría (que podría ser algo como Rambo y que aprendería a sonreir de forma que no se le notara).
Pasó el tiempo y no había mejoría. MiniMario por suerte mamaba, cogía el chupete y lloraba como cualquier niño, aunque sí tenía un desvío pronunciado en la nariz y algo en la comisura de la boca, algo que se notaba mucho más en el reflejo del espejo. Pero claro, un niño pequeño cuando llora… llora! y se le notaba mucho, y entonces llegaron muchas preocupaciones (sobre todo por mi parte, o al menos yo las exponía) debido a la impotencia de no poder hacer nada excepto masajes (dibujando con los dedos 500 veces un circulito en la zona afectada cada día) y esperar… y entonces piensas que igual no come bien más adelante, que se meterán con él en el colegio, que no tendrá pareja, que no será feliz, que habrá que hacerlo fuerte ante las burlas y lloras y desahogas, y aclaras ojos e ideas y te das cuenta que bueno… que podría haber sido peor, que es muy guapo y simpático, que todo seguro no es nada al final, que ya aprenderéis juntos… y así echas una temporada con “comederos” de cabeza cada vez más espaciados, a los que hay que sumar “no se salen los dientes ¿será por esto?”, “los dientes le han salido doblados ¿es por esto?”, “moquea mucho ¿es por esto?”… a lo que la pediatra siempre nos decía que no tenía que afectarle para nada.
Y siguió pasando el tiempo, y te das cuenta de todos los actores que le pasa eso, parece que adquieres un jodido don para detectarlo en la calle y en compañeros de trabajo. Incluso ves a gente que sonríe de una forma especialmente atractiva y es provocado por el mismo motivo por el que tú te estás preocupando.
Entonces llegó un punto en el que ya no lo ves tan mal, sabes que está ahí pero que no le afectará, sabes que igual se meterán con el pero le enseñarás a defenderse y total… si no es por eso sería por otra cosa, sabes que todo irá normal (que muchas veces es lo que cualquiera pide).
Y en la actualidad pues tenemos a MiniMario, que si te fijas mucho se le nota y si llora o ríe muy fuerte se le nota y sí… el chupete lo lleva algo torcido… pero es un niño normal, así que no puedes pedir más.
Personalmente me siento mal al pensar el tiempo que tardé en aceptar el problema, aunque siga rondándome la idea de que cuando sea más consciente haré lo posible por que “eduquemos” los músculos de la zona en suplir la carencia que tiene.
Y aquí acaba este post que va sin edulcorar y apenas sin revisión donde quise contar/soltar lo que nos ha ocurrido.
P.S.: Quería dejar constancia de que sé que lo contado aquí puede resultar trivial y “tonto” para algunas situaciones/enfermedades realmente peores, pero quería contar mi situación.

Postal para 2018, Resumen 2017. Muy Felices Fiestas :D‏‏

postal 2017

“Era un vendedor de píldoras perfeccionadas que calman la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber.
– ¿Por qué vendes eso? – dijo el principito.
– Es una gran economía de tiempo – dijo el vendedor. – Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
[…] ‘Yo – se dijo el principito – si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría lentamente hacia una fuente…”

                                                                                                          –          El Principito  –

Y yo… si sólo tuviera sed, probablemente lo intentaría, pero el “problema” que ocurre es que uno tiene sed y muchas otras necesidades (importantes o no) que también requieren su tiempo. Podría ir lentamente hacia la fuente, pero iría escribiendo whatsapp, escuchando un podcast de cine y por raro que parezca viendo de vez en cuando el paisaje. Aunque ahora mismo pierdo mucho tiempo, me he prometido (propósito de principio de año) que en 2018 no lo voy a hacer, he empezado el año con bastante fuerza de voluntad y espero que se mantenga, habrá que trabajarlo J.

Feliz Año nuevo a todos! Y es que 2017 ha sido un año muy completo. Además me he vuelto a juntar más veces con compañeros de tiempos mozos y es una alegría estar con ellos por que aunque todos hayamos cambiado nadie lo ha hecho (y frikeamos xD) y en cierta forma te conecta con tus orígenes.

Y como comentaba, 2017 un año muy completo y muy intenso. Si ya venía de un 2016 en el que Mario llegó a nuestras vidas y ahí que paresia que quería cambiarnos el mundo pero el mozo va creciendo tan feliz y tan salao’!!! Porque otra cosa no sé, pero tiene siempre una sonrisa para el que le dedica dos segundos. Mario también ha ido ganando en necesidades en el último trimestre del año y lo hemos notado pero bueno… para ellos estamos. Aunque sea así la verdad es que es una gozada ver como empieza ya a jugar/interactuar con su hermana y ver cuánto se quieren (a-do-ra-ble). Y respecto a Emma aún me sorprendo la afinidad que tengo con ella (Mario también es que todavía se deja interactuar poco) y supongo que no es otra cosa que es Amor. Además aún consigo que no me desquicie (mucho) y creo que lo importante para tratar a los peques son un par de directrices que yo sigo… 1. No te “atacan” a ti como persona, simplemente se manifiesta con las herramientas que aún tienen y 2. Intenta ponerte en la piel de ellos (muchas veces me imagino lo que tiene que ser subir escalones que te llegan por la rodilla, a nosotros no nos gustaría y para ellos es un juego, así que ellos se tomas mejor esas situaciones).

Y pese a todo este trabajo, no pararía de recomendar a la gente no que abandonara su zona de confort, que es una expresión que nunca me ha gustado, si no que aumentara su zona de confort teniendo un bebé si es lo que desean, porque cuando alguien te pregunta que tal es estar con el niño (o con la parejita) puedes responderles varias cosas… puedes decirle que todo es maravilloso y chupipandi (no te creerán); puedes decirles que estás mal (no lo creerás tú) o la mejor respuesta de todas… hay día mejores y días peores… y todos contentos, y aunque contiene parte de verdad hay una constancia y una alegría en esos días peores que los complementan, y hay días que eres tú el que ha tenido el día malo y es verlos y reorganizar las cosas importantes de la vida. Y es que a mí me gustaría comparar el tener/criar niños como esas sensaciones descriptibles pero que no puedes llegar a expresar la emoción y la sensación que has sentido, así diría que tener niños es como haber subido la cima de montaña que no fue un paseo y disfrutar de las vistas (mientras notas el cuerpo extenuado); es como estar trabajando echando horas extras en un proyecto y que salga adelante (ese subidón aunque se haya trabajado exageradamente); es como sentir un amor verdadero de cuento de hadas, tanto dado como recibido; es reír a carcajadas y saber que todo está bien y en su sitio y que el mundo puede esperar por lo que importante lo tienes delante; y es todas estas cosas a la vez, y a la vez ninguna y a veces ocurren todas juntas y a veces por separado y también por eso es mágico (y perfectamente imperfecto). Es indescriptible.

Respecto a ser papá, pues lo hago de una forma que a veces siento se me podría juzgar de calzonazos, pero hay también un concepto que entendí al poco de tener a Emma, se llama ser un papá igualitario, donde los 2 valemos lo mismo y la felicidad de ninguno (y/o la responsabilidad de los niños) debe prevalecer sobre la del otro. Seguro que es más lento para algunas cosas, pero es más justo.

Y siendo papá además hago lo que puedo. Me gusta mucho la metáfora de los malabares en la vida, que dice (Bryan Dyson) lo siguiente “Imagina la vida como un juego en el que estás haciendo malabares con cinco bolas en el aire. Le podríamos llamar Trabajo, Familia, Salud, Amigos y Espíritu, y las estás manteniendo todas en el aire.
Pronto te darás cuenta de que el trabajo es una bola de goma. Si la dejas caer, rebotará.
Pero las otras cuatro bolas (familia, salud, amigos y espíritu) están hechas de vidrio. Si dejas caer una de ellas, serán irrevocablemente rayadas, marcadas, cortadas, dañadas o incluso se harán añicos. Nunca volverán a ser las mismas. Debes de entender esto y luchar para que nunca se caigan.
Trabaja de manera eficiente en las horas laborables y sal en hora. Dedícale  el tiempo necesario a la familia, a los amigos y descansa bien.
El valor tiene un valor, sólo si su valor es valorado
”. Reconozco que he tenido que acercarme una mesita alta para dejar con cuidado y momentáneamente algunas de las pelotas, porque todas las noto más pesadas, pero no dudo que conseguiré de nuevo la fuerza necesaria para lanzarlas al aire y lo importante y divertido de la vida… aprender trucos nuevos.

Y supongo que el cansancio de las pelotas es debido a veces a que Sé dónde está mi límite, y no es algo malo. Hay un tal Josef Ajram (un crack deportivo-trader) y decía algo así como “no sé dónde está mi límite pero sí sé dónde no lo está” y yo lo he encontrado… 3 veces en la vida (y 2 han sido en 2017) y han sido momentos de decir PARA, dar un pasito para atrás, visualizar, reparar y avanzar hasta superarlo y reconozco que una vez pasado me han servido para sentirme muy vivo, para saber que estaba al 100% de mí (probablemente a un poco más). La última por cierto, fue un episodio de fatiga que me tuvo algo más de 2 semanas con agujetas desde las rodillas hasta el cuello, sin fuerza si quiera en las manos, total… por dormir poco, comer mal (rápido), andar con los niños cargándolos en brazos, golpe de calor, estrés por buscar guardería, trabajo… ninguna cosa perjudicial ¿verdad?

Este año también sentí remarcada esa sensación de no ponerle límites a nada ni a nadie (ya me equivoqué una vez y sufrí por eso). Si alguien quiere límites que se los autoimponga. Además, recomiendo que busquéis el pequeño texto de “La chica del bañador verde” (también hay una versión más friki de un chico, pero la que he encontrado era una revisión de una revisión de la original y ya no me ha gustado), porque creo que todos en algún momento somos los actores de ese texto.

Sé que mi mariposa batió ya sus alas y se desencadenaron los acontecimientos necesarios y ahora sólo están esperando para llegar. Espero que me pille preparado pues no sé cuándo será la siguiente. Mientras seguiré mirando las gotas de rocío, seguiré preparándome y seguiré siendo padre, amigo, pareja y persona, pues hay muchos yoes en mí.

Y Sé que me quedarán muchas cosas por decir porque la escritura de este texto ha sido muy rápida (como la postal)… rápida, sin filtros y sin borrar ni rectificar demasiado, con los pros y contras que ello supone. Espero no obstantes os haya gustado.

Para acabar quiero pedir perdón por contestar tan tarde las respuestas que me contestabais el año pasado, perdón, perdón y hasta perdón al cubo… soy un desastre pero en 2018 son cosas que quiero solventar, así que sedme paciente por que en los últimos años he tenido que reinventarme unas pocas de veces.

Siempre que escribo esta postal me gustaría que se leyera tranquilo y dedicándole unos minutos (este año además no es muy larga :P) y esta vez os invito a escuchar esta canción (Chojin) https://youtu.be/pi4Vy1n9hg0

Que tengáis un Genial y Memorable 2018!!! Feliz Año!!!

¿Vale? Vale (o como comunicarse con tus hijos)

Buenas,

Hay una coletilla que arrastramos con la peque (MiniMario no da para tanto aún) y es el preguntarle si ha entendido las cosas que le hemos indicado.

Todo empezó por que era una expresión que probablemente decíamos sin sentido (incluso mi señora se arrepentía de “mira la palabra que ha aprendido la niña”) pero aprendimos pronto a dar un giro de tuerca y usarlo en nuestro provecho.

No sabemos si casualidad o no, nuestra pequeña asoció que el ella decir “vale” implicaba haber escuchado y reconocido algo (lo que no implica su aceptación al 100%, también es verdad) así que podemos decirle cosas como:

  • No te bajes del sofá que ahora vengo con las zapatillas, ¿vale? -Vale.
  • Si te comes el maiz, te doy jamón, ¿vale? -Vale.
  • No tienes que tirar el agua de la bañera fuera, eso no está bien por bla bla bla  -Vale.

Y puede parecer una tontería pero normalmente cuando no usamos la palabra o si no responde, suele remolonear más respecto a la acción que queremos que tome.

 

¿Y vosotros? ¿Cómo sabéis que vuestros retoños han entendido lo que le pedís?

Iniciando al Rol a niñas de 12 años

Buenas,

El otro día me encontraba cumpliendo uno de mis malvados (seguro que a otros ojos) sueños, y es el de proseguir la frikización de mis sobrinas.

Si bien es cierto que “no soy muy friki” (asi muggle para mi grupo friki y muy friki para la mayoría de amigos y familiares), es mi labor hacer que mis sobrinas (y cualquier persona, cosa o ente que se acerque a mí) se familiarice con juegos de mesa, rol, animes y similares y es algo que me tomo muy a pecho por que no creo que haya nadie cercano que les pueda hacer llegar este gran mundo.

Desde siempre me han visto jugar a juegos de mesa (incluso una temporada con sus padres) y llegó el momento de dar el gran paso, su primera partida de Rol, al que yo creo que no jugué demasiado (unos 4 o 5 años casi todos los sábados) pero que fueron una parte muy feliz de mi adolescencia.

Tengo que reconocer que no me lo preparé “demasiado” la partida por que no sabía por donde me iban a salir, pero al final no fue tan mal como pensé que podría llegar a ser. Os cuento como fue la partida con mis mellizas (12 años y medio) y mi mujer (de edad irrevelable :P)…

Comentar que la partida la organicé basándome en Magissa (basándome por que tomé las fichas de personaje de internet, el mapa, una aventura que vi por internet y una lectura rápida de las reglas por internet -creo que leí la versión “open” (legal) del juego, aún así muy recomendable la compra por que tiene que ganar Mucho en físico) y a partir de ahí mucha inventiva y creatividad).

photo_2017-03-01_17-22-37

Empezamos sobre las 23:30 la creación de personajes (por que mi MiniMario no quería dormirse antes -sí, con dos peques en casa, por que no nos andamos con chiquitas) y hubo un primer problema que tuve que cortarles pronto y no fue otra que esa rísa pávica y descontrolada que ocurre en la preadolescencia, pero ellas saben que soy un tipo “serio” para mis cosas y pronto cambiaron el chip y volvieron a ser mis sobrinas adorables. En media hora teníamos las fichas hechas aunque el tener “tantas” posibilidades pueda que las abrumara un poco.

Continuamos con la presentación de la escena y fue la típica posada en el típico mundo medieval-fantástico. A medida que desarrollábamos la partida les iba dando ejemplos de lo que podrían hacer, les enseñaba algunas cosas que mi cerebro de rolero daba por obvias e intentaba por todos los medios que le picara el gusanillo.

La partida se fue alargando hasta las 2:00 y fui acelerando la partida teniendo que obviar un puzzle final (con lo que me gustaban a mí los puzzles en las partidas) pero no daban para tanto las pobres, así que pasamos al jefe final (que representé con la figura de un ogro de BloodBowl que en cuanto pisó mesa les encantó) al que ganaron con bastante más facilidad (y yo que esperaba que les iba a costar un poquito!) y cerramos la partida con la gratitud del pueblo por haber resuelto la situación.

photo_2017-03-01_17-22-44

Vas a crear una partida para jóvenes roleras/os, aquí van algunos consejos:

  • Ten las fichas de personajes ya creadas, o hazlas con ellas pero con anterioridad. Le crearás hype y no alargarás la sesión.
  • Ve ayudándolas, os habéis reunido para hacer un cuento y lo mejor es que para todos sea una gran experiencia (como master y familiar, tu objetivo no es regodearte con tus pobres jugadores).
  • No lo dejes todo en mano de las tiradas (la que llevaba el personaje con habilidades sociales falló todas las tiradas de este tipo, por lo que había que salir airoso para que no odiara el sistema de tiradas).
  • Toma pizza o algo similar antes con ellos, la partida tiene que ser una experiencia chula para todos.
  • Trátalos como iguales, no como niños pequeños. Meterán la pata, no verán cosas obvias y “te sabotearán” la partida, probablemente sin quererlo. Ten paciencia.
  • Improvisa! más vale una salida rápida que parar y cortarles el ritmo narrativo (que se queden sorprendidos de como eres capar de tenerlo todo preparado).
  • Dales puntos de experiencia al final, aunque no vayáis a jugar de nuevo. Que vean que lo que han hecho tiene un fin.

 

Y poco más. Fue una gozada ver como una de las niñas contaba entusiasmada a la madre TODA LA PARTIDA, que contada así era muy sosa la historia (tampoco era una maravilla vamos) pero ahí se veía que algo hizo tilín en sus cabecitas 🙂

 

¿Y vosotros? ¿Habéis o esperáis iniciar a alguien pronto?

Postal Feliz 2017

Nota para la publicación: Llevo unos 10 años o más escribiendo una “pequeña” postal a mis amigos (pasados, presentes y futuros). Siempre pensé en publicarlo en internet pero “me daba cosa” y el año pasado ya pensé hacerlo por que bueno… no creo que le haga mal a nadie. Este año por fin mi decido y… aquí la tenéis 🙂
Incluyo un Corolario para amigos de Twitter, espero os guste 0:-)
postal-navidad-2016

“—Cuando te hayas consolado (siempre se consuela uno) estarás contento de haberme conocido. Serás mi amigo y tendrás ganas de reír conmigo. Algunas veces abrirás tu ventana sólo por placer y tus amigos quedarán asombrados de verte reír mirando al cielo. Tú les explicarás: “Las estrellas me hacen reír siempre”. Ellos te creerán loco. Y yo te habré jugado una mala pasada..

[…]
El principito perdió un poco de ánimo. Pero hizo un esfuerzo y dijo: —Será agradable ¿sabes? Yo miraré también las estrellas. Todas serán pozos con roldana herrumbrosa. Todas las estrellas me darán de beber.
                                                                                                          –          extracto de El Principito –                                               ”
Y entonces, llegó Mario.
Y llegó Mario y todo cambió, se reescribieron las reglas y la base de este día a día que con esfuerzo llegamos a construir. Y vino a robarnos tiempo. Y vino cuando ya estábamos acomodándonos a una nueva vida. Y vino a cerrar el círculo. Y vino a traer más amor aún si cabe a nuestra casa. Y vino para ser hermano e hijo. Y vino para completarnos aún más.
Por que es curioso… si consiguiera hablar con mi yo de hace 4 años (o más), le diría que aprovechara el tiempo (ese que el se quejaba que se le escapaba de las manos) ya que lo estaba aprovechando mal… serían las redes sociales, serían los juegos, sería un poco todo (por que tampoco paraba) pero lo cierto es que actualmente la capacidad de administración del tiempo con dos niños es bastante más efectiva, y eso es una cosa que parece que ahora cuadra a la perfección con Mario… 2 adultos y 2 niños… y nosotros que más plenos no nos podemos sentir (a tope de plenitud 🙂 ).
Aún recuerdo momentos como uno de los que más feliz me hicieron y es cuando mi niña (jugando al cú-cú en la cama) me levantó la sábana y dijo pá-pá… se me cayó la babilla igual que se me cae ahora que lo recuerdo… me sentí por unos instantes el mundo de alguien, yo era su “pá-pá” y eso lo sabía a ciencia cierta, era lo importante y le daba igual el resto del mundo… es una sensación difícil de transmitir pero taaaaaaaan grata. Y otras veces le da por llorar en plena noches y te llama a tí y sólo a tí (aunque sea por que esa noche te ha tocado) y sólo tu consigues calmarla, aunque nunca nadie te haya enseñado como se hace.
Y es que a veces pongo a mi vera una nana y compruebo los pedacitos de Cielo que acompañan mis días, y es que son capaces de hacer cosas que me sorprenden y renamoran (y sé que esta sensación sólo puede ir a más), pero me entristece saber que la mayoría de esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. De ahí que vea la importancia de estar aquí y de vivirlo día tras día. Una vez escuché (y es un acierto) que la felicidad es no desear nada más en ese momento, que no necesitas nada ni nadie para completar esa situación. Esto me había ocurrido en contables (no pocas, pero si contadas) ocasiones con una compañía de 1 o de muchos, hasta sólo… que te sabes de tener la suerte de tener amigos, familia y otras muchas cosas… Pues estos momentos se han ido incrementado desde el nacimiento de Emma y es que aunque no se tenga tanto tiempo y hayan aumentado las responsabilidades de manera astronómica, el subidón de sustancias que manda liberar el cerebro ante la contemplación/interactuación con tus hijos es tan grande, que hace que no pueda arrepentirme.

Ya dejando el lado más paternalista, me sorprendo todavía encontrar nuevos amigos a los que enviar esta postal (bienvenido compañero/a) por que parece que la gente (entre el poco tiempo que tengo para darles y que la gente cierra más sus círculos) no va a estar ahí pero la vida te sorprende y ahí están. Aunque debo decir que el tiempo me ha hecho más huraño (una burrada sin duda xD) y aprendí a que no es necesario dejar la felicidad en manos de nadie, es algo muy importante para dejarlo fuera de tu control, e incluso controlar que personas son con las que puedes “bajar la guardia” es un riesgo que muchas veces es un riego asumir, ya que muchas veces acabas agitando árboles y es difícil saber esperar a recoger los frutos (¿o quizás tardaron mucho en caer?). Aunque a todos, los cercanos y los lejanos, los más o menos íntimos, los que saben estar ahí y los que (espero) saben estar en la retaguardia… a todos me gustaría decirles que Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí.

Y en el fondo las sombras que pueda tener es una mala sensación de separarme del camino general que antes circulaba (con mayor o menor maestría) por que este camino está sembrado vínculos, pero me apena (aunque pueda comprender) que es necesario regar con la constancia y no es compatible (al menos no totalmente o no temporalmente) con la situación actual que tengo, hasta que comprendes que no puedes seguir ese camino por que estás creándote un camino propio y que incluye nuevas personitas en el mundo, y sin duda esto es lo más importante en este momento, y que el futuro ya se encargará de unir los puntos.
Todos los años me propongo frases para dictar el ritmo del año, este usaré la siguiente “Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas“. Así que a ver si hay suerte y va bien y no tengo muchas cosas que contar a lo largo del año, si no que os enteráis 😛 . Además mi intención este año nuevo es jugar mucho y pasarlo bien, ya sea con los peques o con los juegos de mesa que me tienen enganchados, pero jugar y divertirme, que así todo es mejor.
Para terminar perdón por enviar la postal en lo que yo considero fuera de fechas, pero ya este año sí me ha pillado el toro totalmente y estoy acabándola a dos de enero y aún no sé si llevará postal o no, pero lo importante creo que es que llegará, al menos yo la enviaré, por que es cierto que después de enviar la postal, aparte de lo que me doy cuenta que se me olvidó escribir (siempre se me olvida algo que quería haber escrito), siempre llegan los mail de “mensaje no entregado” y es una pena, por que de muchas personas ése era el último lazo de unión y simplemente… se fué… se esfumó en el aire… y no quedó ni un adiós 😦
Así pues, aunque esto tenga un epílogo, no me queda más que desear que los nacimientos en 2017 (ouch David) le vayan bien a todos los nuevos papás y mamás que conozco (y si entra algún/a amigo/a más en este juego, bienvenido sea); que se cumplan todos vuestros proyectos (vamos Isidro) y que todos tengáis un próspero año. Sed muy felices.
Y como epílogo, además que me apetecía me parecería muy feo no haberle escrito una carta a Mario teniendo otra Emma. Allá va:
“A mi querido Mario (casi al nacer):
Hola Mario,
Creo que debemos pedirte perdón por haberte sacado casi a la fuerza de ese sítio tan afable que es la barriguita de mamá (hasta yo a veces, cuando necesito mayor consuelo, me acurruco en ella), pero tienes que entender la preocupación que teníamos por ti y por que todo fuera bien. Aún te quedaban 9 días por salir pero lo que para tí sería el juego del minutero preocupaba mucho a tu mamá, y los médicos decidieron aprovechar que marcabas y media para acelerar el proceso, no creas que no tuvimos dudas sobre eso.
Estos nueve meses han sido confusos, el tiempo ha pasado excesivamente rápido y en un plisplas vas a estar con nosotros. Vienes a una casa algo desordenada pero bastante feliz, que hará que tus preocupaciones sean las justas para una personita de tu edad.
Y ya habrás llegado, tu camino habrá acabado y comenzado nuevamente. Has aterrizado en una joven familia, y sabemos que has venido a derruir sus cimientos. No me preocupa, sé que entre todos haremos una estructura mucho más firme que hará que perdure en tu memoria y en la de tus hijos, cuando lleguen.
Tengo mucho planes para tí, y para nosotros. Planes de jugar juntos y de risas en la cama, planes de revolcarnos por el suelo, planes de pelear por que te lo comas todo y que normalmente gane yo la batalla (no te preocupes, alguna te dejaré ganar) y planes para que seas parte de mi y tengas un gran lugar en mi vida y en mi día a día.
No te puedo pedir que vengas tranquilo, ya que nosotros no te estamos dejando, pero como siempre repetiré te pido que vengas bien, con tus cinco deditos en cada mano y cada pié. Y una vez hayas llegado, podrás dejarte llevar en el vaivén de muestras de cariño de tus familiares, y amigos.
No sé cuando ni como llegará esta carta a tí pero sé que en algún momento de tu vida llegará. Disfruta y atesórala por que aquí siempre tendrás una parte de papá y mamá.
Tu padre que ya te quiere.
Antonio B."

En este email se han usado referencias de El Principito, Frida Khalo, Blade Runner, Woody Allen :)

Corolario Postal 2017 para Twitter

He de dedicar unas pocas líneas a las personas (por que detrás de las cuentas y avatares, hay personas de carne y hueso) que han hecho sentirme acogido como el que más. Hace un tiempo ya, decidí abandonar Facebook (que sólo mantengo para un par de grupos, dejar una línea de comunicación abierta y echar una ojeada de vez en cuando) y pasé a leer más Twitter, ya que tenía una cuenta abierta donde estaba (estoy) haciendo un log de vivencias con Emma (y ahora Mario) y como llevo yo esto de la paternidad.

Lo importante es que encontré un grupo que me acogió, pasé (generalizando) de tener una sensación en Facebook de tener contactos que me conocían a los que no les importaba lo que hacía, a tener compañeros de armas que no me conocían, pero les importaba lo que decía… y me fuí enganchando. La primera gente que creo recordar que seguí ya “en serio” (perdonad a los que me salte, por que si te estoy siguiendo 99% es por que hay algo de tu cuenta que me llamó la atención) fueron @padresfrikerizo, @vidaspixeladas, @PadresFrikis, @madre_superada, @bebeamordor, @mamaresiliente, @Tdenaranja, @PapaCavernicola, @papabichoraro… y bueno, me dejaba guiar por que fueran padres con tendencias frikis, que parecieran cercanos, que no parecieran anuncios andantes y ya si eran del sur… Maravilloso. Y poco a poco fue creciendo mi red que llena muchos de mis escasos ratos de ocio.

Quiero que sepáis que lo he pasado muy bien leyéndoos, he aprendido mucho (hasta a ponerle nombre a un niño), he aprendido de vuestras experiencias, he aprendido que la vida da vuelcos, he aprendido lo que significa la resilencia y lo que es el estrés de una situación no conciliada, he aprendido de juegos de mesa y de como introducir a mis peques en el mundillo, he aprendido que dormir poco compensa, he aprendido que hay gente muy salá, he reído y he llorado con vosotros y también me he preocupado por la salud de vuestros hijos como si fueran unos sobrinos cercanos. He emparejado a mi primogénita (obviamente es una broma). Y lo más importante que he aprendido mientras os leo y hablo con vosotros es que la vida sigue y no acaba todo al tener un hijo (o 2, o 3…), si no que es el comienzo de algo mejor.

Así que gracias a todos y que tengáis un 2017. Me encantará seguir leyéndoos y formar parte de vuestros días (y espero en 2017 poder desvirtualizaros a alguno 😉 ).

Un Abrazo

Simulando 50 likes = 50 cosas de mí

Como no me veo capaz de llegar a más de 10 o 15 likes, me gustó el “reto” y me quedaría con la sensación de no haberme estrujado del todo, me invento las reglas y aquí os pongo un poquito de mí, para quien quiera conocerme y/o curiosear:

1. Me llamo Antonio y las iniciales de mis apellidos son B. C. … ABC… me encanta
2. Antes en mi provincia sólo había 9 registros en las páginas blancas con mi primer apellido, 8 eran familia y el otro un médico que nunca he conocido
3. No me da miedo volar, pero por que prefiero no pensarlo demasiado. Una vez volviendo en un avión de helice de lisboa, pilló una turbulencia que sólo pensaba en que el piloto hubiera dado las suficientes horas de vuelo. Ver en el avión, delante de ti 2 mujeres mayores se daban las manos y rezaban… terrorífico
4. No creo que haya un dios (ni varios). Hace mucho creía en el Karma hasta que lo analicé a conciencia y en el fondo es una entidad no controlable, así que me deshice de esa creencia también
5. Creo que las personas que hacen buenas acciones son propensas a quedarse sólo con las buenas cosas de las situaciones (pero se les jode igual o más)
6. He llegado a dormir en una bañera, me parecía lo más lógico en ese momento
7. Mi padre falleció hace algunos años e hice un esfuerzo para no recordar la fecha concreta… hoy día no tengo certeza de que día fue y menos el año (sigo recordando lo bueno, pero no me entristezco especialmente un día del año)
8. Mis hijos no tendrán abuelos (a mi me ocurrió lo mismo y pensé que a ellos no les pasaría)
9. Me encantan los gatos… de los demás. Tengo 2 gatos y lo sé.
10. Todos los años desde hace al menos 11, escribo una postal virtual de navidad a mis allegados y algunos más. Empezó como algo corto y suelen contener 4 folios y un diseño/foto propio
11. Tengo intención de hacer una postal navideña para mis nuevos amigos de twitter
12. Necesito hacer esto por que desde que vi el primero en Twitter todos los días estoy “pues pondría esto, o pongo eso”, soy autoagobiante!!!
13. Odio la sensación de que el tiempo se escapa de las manos, hay tantas cosas que ver y conocer en el mundo
14. Me gusta dirigir las cosas (todo) y creo que las cosas irían mejor así
15. Tengo ensoñaciones con mandar en un nuevo orden mundial basado en un Despotismo-Ilustrado-Social, cosa que no creo que llegue
16. Creo que un político no tiene por que saber idiomas. Cuantas más cosas deba saber, más alejado estará de los problemas de los curritos
17. Amo a Mi Pequeña como no he podido amar a nadie.
18. Quiero a Mi Pequeño pero ahora mismo es muy tamagochi, necesita interactuar un poquito más con el mundo 0:-)
19. Cuando tuvimos nuestro primer bebé, a veces creía que nos sobrepasaba la situación, no obstante decidimos tener otro
20. Mi pequeña me llama Papi-shielo (por que mi pareja suele llamarme Cielo en casa). Es adorable y mucho mejor que PapiChulo
21. Mi Pequeño tiene un pequeño problema estético (post-pendiente), aunque intentamos no hacer un mundo por que realmente no lo tiene
22. Llevo 2 años en los que sólo me he despertado 1 día pasadas las 10:00 de la mañana estando los niños en casa
23. Soy feliz siendo padre. Me encanta estar 1 hora con mi peque en el parque o en casa jugando y dar de comer (y cambiar) a miniMario
24. miniMario iba a llamarse Antonio, luego no, luego sí… y supe que ya el nombre que le pusiera no iba a ser 100% perfecto
25. Para el nombre de Mario ayudó bastante la guía de padresFrikis para nombres (Frikis). Estuvimos cerca de llamar al niño Antonio Gael… creo que mejor se queda como está
26. Mis niños serán inculcados en el frikismo. Palabra de padre
27. No me arrepiento de ser Padre ni BiPadre… en todo caso en haber tardado mucho para tenerlos
28. Trabajo de Implantado-Programado-Analis-Tester en una empresa de software sanitario. Creo que me pagan poco xDDD
29. Me encanta Lisboa, de los últimos 7 años he pasado por trabajo allí más de 60 semanas de L a V y sólo un fin de semana. Es mágica y me encantaría escuchar un/a buen/a fadista en directo
30. Mis últimas vacaciones y mi despedida de soltero fueron a Portugal
31. Llevo 3 años sacando la máxima nota de evaluación departamental en el trabajo. Mis jefes dicen que no es común y yo les digo que me paguen más. Ellos no quieren llegar a un acuerdo
32. Tengo la suerte de tener jornada reducida, aunque es un lastre para cambiar de empresa
33. He trabajado en Toys’r us en campaña de navidad. Es un trabajo exigente pero me encantaba esa presión y el poder de tener los regalos que la gente deseaba
34. Me di cuenta que necesitaba dejar el trabajo cuando cometía imprudencias en los almacenes (escalar, bajar por las barras verticales de las escaleras…)
35. También he sido dependiente de El Corte Inglés de juguetería, camarero (años), acomodador (3 días), recoger almendras (2 días), mecánico de pinchazos (1 día), kioskero (1 tarde)
36. Llevo arrastrando los mismos juegos de PC años (XCOM y Starcraft). Prácticamente no salgo de esas franquicias (y en la música más o menos igual, estancado en el 2000)
37. No he encontrado un juego en Android que me entretengan. Normalmente bajo un juego, averiguo la mecánica de juego y lo desinstalo
38. Me encantan los juegos de mesas, una afición que se está convirtiendo en adición (mi reino por tener mi propia asociación y echar las tardes allí 🙂 )
39. Ojalá a mis retoños les gusten los juegos de mesa y podamos jugar juntos… aunque entre que sean pequeños, luego la edad del pavo, luego pre y adolescencia… igual tardamos en jugar de “igual a igual”
40. Me hice hace una semana la cuenta premium (prueba 30 días) en amazon.de para pedir unos juegos de mesa más baratos
41. Sueño con inventar un videojuego o un juego de mesa (y como no… petarlo y hacerme super-rico). Tengo la firme creencia que hacerse rico es cuestión de estadística y sacar cosas al mercado
42. Me encantaría subirme en un submarino (de turista y creo que tampoco demasiado rato)
43. Me encanta la hamburguesa acompañada de patatas fritas. En el Foster’s hubo una temporada que pedía la Black Label con todos los ingredientes (los diecitantos que puedes elegir)
44. Disfruto cocinando. Me encanta tirarme horas en la cocina improvisando un plato, pero tanto que me gusta luego necesito la aprobación de los comensales
45. He hecho 3 páginas (grandes) web a conocidos y aparte de cobrar poco (el amigo informático) ya no están disponibles
46. Me gusta idear cosas, así que me compré una libreta Moleskine y la tengo llenas de inventos que muy probablemente no vean la luz. Tenía un blog con mis inventos. Se cerró por falta de uso.
47. Pensé antes de que se viera en taquillas la idea de cinentradas, pero pensé que qué loco querría pagar un plus por la entrada!. De todas formas siempre me ha faltado el empuje de hablar con bancos, proveedores y demás
48. Siendo informático, creo que la nueva forma de gestionar las redes sociales actuales me ha sobrepadado (de hecho un poco la cuenta de twitter es por no estar superado totalmente). Respecto a videojuegos creo que no habría problemas
49. Me ha llevado hacer esto 3 ratos (en 3 días) y ha sido más difícil de lo que esperaba 🙂

Y si habéis llegado hasta aquí, os daréis cuenta que no hay 50… para que esto siga siendo un juego y darle más vida, estoy dispuesto a responder por privado de twitter preguntas de la índole que queráis con total sinceridad (aunque me guardo el derecho de no responderlas, a ver que me ponéis :P).

Saludos,

Cuando miro a Mi Señora

Mi Señora hace poco más de 2 semanas trajo a luz a un niño precioso (pequeñito a nuestros ojos pero con potencial para engordar) el cual ya pasó por un camino anteriormente transitado.

Ahora aún mantiene algunos puntos en sus entretelas, su ciática sigue caótica, su rostro lleva unos días con más experiencia de la cuenta y su vientre demuestra una clara curva de gozo.

Y la miro y la veo Preciosa, no sólo por que ha vuelto a estar en comunión con la tierra y ser madre naturaleza. Tampoco por que nos ha llevado un paso más allá de hacernos eternos.

La miro y es Preciosa porque me ha hecho muy feliz y las secuelas me lo recuerdan.

2dias-antes2 días antes de nacer mi primogénita