Postal para 2019, Resumen 2018. Muy Felices Fiestas :D

postal fisica navidad 2018_v2.jpg

“En otros tiempos era razonable; apagaba el farol por la mañana y lo encendía por la tarde. Tenía el resto del día para reposar y el resto de la noche para dormir.
—¿Y luego cambiaron la consigna?
—Ese es el drama, que la consigna no ha cambiado —dijo el farolero—. El planeta gira cada vez más de prisa de año en año y la consigna sigue siendo la misma.
—¿Y entonces? —dijo el principito.
—Como el planeta da ahora una vuelta completa cada minuto, yo no tengo un segundo de reposo. Enciendo y apago una vez por minuto.[…]
                                                                                                          –          extracto de El Principito –                                               ”
En mi mundo ocurre un poco lo contrario, el mundo no ha cambiado y sigue girando a su velocidad, pero la consigna no para de cambiar y hacerse cada vez más compleja, lo que desemboca en no tener segundos de reposo (apenas, es algo que vamos mejorando).
Perdonad por la fecha tardía de la postal, al final me ha pillado el toro y mira que he ido poniéndome excusas (va a estar genial que llegue en navidad, ya verás en nochevieja o no… mejor en Año Nuevo…) y he me aquí extrayendo unos segundos (demasiados) a este extraño Año Nuevo, pero como digo arriba, las consignas no paran de cambiar…
Este año 2018 siento que ha sido un año de mantenimiento, un año de estar en el taller e ir revisando, reparando y mejorando. 2019 creo que va a ser un buen año o un año de lanzadera para que 2020 sea un año inesperadamente esperado. Así pues este año ha tenido que servir para terminar de asentar propósitos y cargarnos de fuerza de voluntad (que espero que dure) para poder avanzar sin pausa (ritmo aún pendiente de definir). El año pasado decía que mi mariposa había batido las alas y sus efectos estaban pendientes de llegar… veremos si estamos preparados.
2018 ha sido un año en la que los peques están empezando a pedir más de nosotros. Si no más, lo hacen de una forma distinta. Hay ratos en los que están independientes (pequeñas Gotas) y otras nos necesitan mucho, pero evolucionamos todos como familia que es lo importante, no dudo que el futuro será brillante para todos. Además, los peques se quieren un montón entre ellos. Se abrazan, se besan (aunque esto no lo reciben gratamente algunas veces), se buscan y se quieren, que creo es lo más importante. Hace uno días les escucho decir… “Sí”, “No”… “Sí”, “No”… “No”, “Sí”… y con algo tan sencillo yo sabía que habían establecido unas reglas de juego, seguro que lo mejor está por venir.
Y como lo mejor está por venir, pues en el próximo curso Mario entrará en el mismo cole de Emma (lo que va a estar gracioso por que ya en el parque “se junta” con los mayores y muchos de estos lo quieren y lo saludan como uno más cuándo vamos a recoger a la hermana (excepto un par de mamoncetes  almas cándidas) y bueno, con un poco de suerte nos propiciará a Vane y a mí con un par de horas “libres” a la semana para comer como parejita enamorada y también para tener un poco de expansión personal (tema que en los años que me he fijado desde que soy padre, nunca he visto un progenitor que evolucione si no es a costa de la pareja, los abuelos de la criatura o el niño en sí, y es algo que yo no termino de ver justo, por eso intentaré aprovechas esos huecos para dar una avanzada considerable a mi yo más personal).
Sé que 2018 ha sido un año en el que algunos de vosotros habéis tenido grandes pérdidas, mis más mejores y sinceros abrazos para vosotros (me considero empático, pero también soy muy cortito así que a veces no me expreso de la forma o intensidad que requiere la situación). No he estado en todas vuestra situaciones, pero lo que sí sé es que el tiempo mitiga y por otro lado pone las cosas en su sitio. Y esto sólo me puede llevar a desafiaros a todos a querer y a querer bien, que las pérdidas se sufren, seguro… pero es mucho mayor el tiempo y la fuerza con la que habrás querido que lo que durará la intensidad de la pérdida.
También conozco algunos menos cuyo 2018 les ha colmado de felicidad (incluso alguno en 2×1). Enhorabuena y también muchos abrazos.
A todos, seguro que os irá bien.
Por mi parte, temo el ir haciéndome mayor… y me ocurre mucho cuando trato con mis niños, mis grandes adquisiciones! Cuándo los miro, cuando los veo ya empezar a interactuar entre ellos, cuando duermen y me acerco una vez más a ver que siguen respirando, cuando me miran a los ojos y soy todo para ellos (y ellos lo son para mí), cuando me hacen sentir pleno… no encuentro otra sensación ni experiencia que lo mejore…
Recuerdo vagamente un podcast de cine en el que decían de una película que comentaba la frase “¿cuántos veranos nos quedan?” y reconozco que me llevo haciendo demasiadas veces esa pregunta… ¿cuántos veranos me quedan? Espero que de vida sean muchos (ojalá no esté ni en la mitad de mi vida) pero ¿veranos como los que conozco?… cuántas ferias me quedan celebrándola en mitad de la calle, cuántas noches de verano jugando o en una terraza sin tener que pensar (ahora sí por los peques) en la hora “por que si no amanezco muy cansado”, cuántas en las que los amigos tampoco cambien, por que ellos también se hacen mayores… y entonces temo el pasar del tiempo y por eso si recibes esto, sabrás que siempre intento estar aprovechando mucho las situaciones para abarcar todo lo posible.
Para ir acabando, mi propósito para 2019 es tener mucha fuerza de voluntad o, mejor que mucha, que sea constante y haya pocos bajones y así poder estar escribiendo esta postal al menos en el propio año y entre eso muuuchas cosas más.
Gracias a los amigos que se han convertido en familia. Gracias a los familiares que se han convertido en amistad. Rodearos de gente que os quiera y queredlos, e intentad veros, por que yo con el pasar del tiempo me doy cuenta que muchas veces vivimos independientemente (hasta de los amigos) y sólo nos juntamos para lo malo o esencial, así que mejor juntarse también en lo bueno y buscad excusas para compartir vuestro tiempo.
Así pues, me despido por este año deseándoos un Gran y Feliz 2019, sabiendo que me olvido de escribir algunas cosas y con un gran deseo de intentar veros o compartir mi tiempo con vosotros!!! Sed felices que en el fondo es lo importante.

Antonio B.