Postal Feliz 2017

Nota para la publicación: Llevo unos 10 años o más escribiendo una “pequeña” postal a mis amigos (pasados, presentes y futuros). Siempre pensé en publicarlo en internet pero “me daba cosa” y el año pasado ya pensé hacerlo por que bueno… no creo que le haga mal a nadie. Este año por fin mi decido y… aquí la tenéis 🙂
Incluyo un Corolario para amigos de Twitter, espero os guste 0:-)
postal-navidad-2016

“—Cuando te hayas consolado (siempre se consuela uno) estarás contento de haberme conocido. Serás mi amigo y tendrás ganas de reír conmigo. Algunas veces abrirás tu ventana sólo por placer y tus amigos quedarán asombrados de verte reír mirando al cielo. Tú les explicarás: “Las estrellas me hacen reír siempre”. Ellos te creerán loco. Y yo te habré jugado una mala pasada..

[…]
El principito perdió un poco de ánimo. Pero hizo un esfuerzo y dijo: —Será agradable ¿sabes? Yo miraré también las estrellas. Todas serán pozos con roldana herrumbrosa. Todas las estrellas me darán de beber.
                                                                                                          –          extracto de El Principito –                                               ”
Y entonces, llegó Mario.
Y llegó Mario y todo cambió, se reescribieron las reglas y la base de este día a día que con esfuerzo llegamos a construir. Y vino a robarnos tiempo. Y vino cuando ya estábamos acomodándonos a una nueva vida. Y vino a cerrar el círculo. Y vino a traer más amor aún si cabe a nuestra casa. Y vino para ser hermano e hijo. Y vino para completarnos aún más.
Por que es curioso… si consiguiera hablar con mi yo de hace 4 años (o más), le diría que aprovechara el tiempo (ese que el se quejaba que se le escapaba de las manos) ya que lo estaba aprovechando mal… serían las redes sociales, serían los juegos, sería un poco todo (por que tampoco paraba) pero lo cierto es que actualmente la capacidad de administración del tiempo con dos niños es bastante más efectiva, y eso es una cosa que parece que ahora cuadra a la perfección con Mario… 2 adultos y 2 niños… y nosotros que más plenos no nos podemos sentir (a tope de plenitud 🙂 ).
Aún recuerdo momentos como uno de los que más feliz me hicieron y es cuando mi niña (jugando al cú-cú en la cama) me levantó la sábana y dijo pá-pá… se me cayó la babilla igual que se me cae ahora que lo recuerdo… me sentí por unos instantes el mundo de alguien, yo era su “pá-pá” y eso lo sabía a ciencia cierta, era lo importante y le daba igual el resto del mundo… es una sensación difícil de transmitir pero taaaaaaaan grata. Y otras veces le da por llorar en plena noches y te llama a tí y sólo a tí (aunque sea por que esa noche te ha tocado) y sólo tu consigues calmarla, aunque nunca nadie te haya enseñado como se hace.
Y es que a veces pongo a mi vera una nana y compruebo los pedacitos de Cielo que acompañan mis días, y es que son capaces de hacer cosas que me sorprenden y renamoran (y sé que esta sensación sólo puede ir a más), pero me entristece saber que la mayoría de esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. De ahí que vea la importancia de estar aquí y de vivirlo día tras día. Una vez escuché (y es un acierto) que la felicidad es no desear nada más en ese momento, que no necesitas nada ni nadie para completar esa situación. Esto me había ocurrido en contables (no pocas, pero si contadas) ocasiones con una compañía de 1 o de muchos, hasta sólo… que te sabes de tener la suerte de tener amigos, familia y otras muchas cosas… Pues estos momentos se han ido incrementado desde el nacimiento de Emma y es que aunque no se tenga tanto tiempo y hayan aumentado las responsabilidades de manera astronómica, el subidón de sustancias que manda liberar el cerebro ante la contemplación/interactuación con tus hijos es tan grande, que hace que no pueda arrepentirme.

Ya dejando el lado más paternalista, me sorprendo todavía encontrar nuevos amigos a los que enviar esta postal (bienvenido compañero/a) por que parece que la gente (entre el poco tiempo que tengo para darles y que la gente cierra más sus círculos) no va a estar ahí pero la vida te sorprende y ahí están. Aunque debo decir que el tiempo me ha hecho más huraño (una burrada sin duda xD) y aprendí a que no es necesario dejar la felicidad en manos de nadie, es algo muy importante para dejarlo fuera de tu control, e incluso controlar que personas son con las que puedes “bajar la guardia” es un riesgo que muchas veces es un riego asumir, ya que muchas veces acabas agitando árboles y es difícil saber esperar a recoger los frutos (¿o quizás tardaron mucho en caer?). Aunque a todos, los cercanos y los lejanos, los más o menos íntimos, los que saben estar ahí y los que (espero) saben estar en la retaguardia… a todos me gustaría decirles que Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darás cuenta de lo especial que eres para mí.

Y en el fondo las sombras que pueda tener es una mala sensación de separarme del camino general que antes circulaba (con mayor o menor maestría) por que este camino está sembrado vínculos, pero me apena (aunque pueda comprender) que es necesario regar con la constancia y no es compatible (al menos no totalmente o no temporalmente) con la situación actual que tengo, hasta que comprendes que no puedes seguir ese camino por que estás creándote un camino propio y que incluye nuevas personitas en el mundo, y sin duda esto es lo más importante en este momento, y que el futuro ya se encargará de unir los puntos.
Todos los años me propongo frases para dictar el ritmo del año, este usaré la siguiente “Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas“. Así que a ver si hay suerte y va bien y no tengo muchas cosas que contar a lo largo del año, si no que os enteráis 😛 . Además mi intención este año nuevo es jugar mucho y pasarlo bien, ya sea con los peques o con los juegos de mesa que me tienen enganchados, pero jugar y divertirme, que así todo es mejor.
Para terminar perdón por enviar la postal en lo que yo considero fuera de fechas, pero ya este año sí me ha pillado el toro totalmente y estoy acabándola a dos de enero y aún no sé si llevará postal o no, pero lo importante creo que es que llegará, al menos yo la enviaré, por que es cierto que después de enviar la postal, aparte de lo que me doy cuenta que se me olvidó escribir (siempre se me olvida algo que quería haber escrito), siempre llegan los mail de “mensaje no entregado” y es una pena, por que de muchas personas ése era el último lazo de unión y simplemente… se fué… se esfumó en el aire… y no quedó ni un adiós 😦
Así pues, aunque esto tenga un epílogo, no me queda más que desear que los nacimientos en 2017 (ouch David) le vayan bien a todos los nuevos papás y mamás que conozco (y si entra algún/a amigo/a más en este juego, bienvenido sea); que se cumplan todos vuestros proyectos (vamos Isidro) y que todos tengáis un próspero año. Sed muy felices.
Y como epílogo, además que me apetecía me parecería muy feo no haberle escrito una carta a Mario teniendo otra Emma. Allá va:
“A mi querido Mario (casi al nacer):
Hola Mario,
Creo que debemos pedirte perdón por haberte sacado casi a la fuerza de ese sítio tan afable que es la barriguita de mamá (hasta yo a veces, cuando necesito mayor consuelo, me acurruco en ella), pero tienes que entender la preocupación que teníamos por ti y por que todo fuera bien. Aún te quedaban 9 días por salir pero lo que para tí sería el juego del minutero preocupaba mucho a tu mamá, y los médicos decidieron aprovechar que marcabas y media para acelerar el proceso, no creas que no tuvimos dudas sobre eso.
Estos nueve meses han sido confusos, el tiempo ha pasado excesivamente rápido y en un plisplas vas a estar con nosotros. Vienes a una casa algo desordenada pero bastante feliz, que hará que tus preocupaciones sean las justas para una personita de tu edad.
Y ya habrás llegado, tu camino habrá acabado y comenzado nuevamente. Has aterrizado en una joven familia, y sabemos que has venido a derruir sus cimientos. No me preocupa, sé que entre todos haremos una estructura mucho más firme que hará que perdure en tu memoria y en la de tus hijos, cuando lleguen.
Tengo mucho planes para tí, y para nosotros. Planes de jugar juntos y de risas en la cama, planes de revolcarnos por el suelo, planes de pelear por que te lo comas todo y que normalmente gane yo la batalla (no te preocupes, alguna te dejaré ganar) y planes para que seas parte de mi y tengas un gran lugar en mi vida y en mi día a día.
No te puedo pedir que vengas tranquilo, ya que nosotros no te estamos dejando, pero como siempre repetiré te pido que vengas bien, con tus cinco deditos en cada mano y cada pié. Y una vez hayas llegado, podrás dejarte llevar en el vaivén de muestras de cariño de tus familiares, y amigos.
No sé cuando ni como llegará esta carta a tí pero sé que en algún momento de tu vida llegará. Disfruta y atesórala por que aquí siempre tendrás una parte de papá y mamá.
Tu padre que ya te quiere.
Antonio B."

En este email se han usado referencias de El Principito, Frida Khalo, Blade Runner, Woody Allen :)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s